Advertisement
aqui

Por Daniel Olivares Villagómez.

  • ¿A pesar pasajeros? Refrescos vs. aviación.

Una realidad en la que pocas veces se medita es que los problemas de obesidad son cada vez más frecuentes en los Estados Unidos y en México, y que se incrementan rápidamente en pocos años. Estos países vecinos comparten el campeonato mundial en este rubro, debido principalmente a la insana y perniciosa costumbre de beber refrescos: De acuerdo con datos de la Universidad de Yale, México es el primer consumidor de refrescos en el mundo con un promedio de 163 litros por persona al año, que significa 40 por ciento más que Estados Unidos, que, a su vez, ocupa el segundo lugar con 118 litros. El hombre estadounidense promedio en 2018 pesó 90 kilos, mientras que la mujer estadounidense promedio pesó 77 kilos. Eso se compara con los 85 kilos en hombres y los 74 kilos en mujeres de principios de siglo XXI, es decir, apenas 18 años antes. En México el hombre promedio pesó 74,8 kilos, mientras que la mujer pesó 68,7 kilos en 2011. La obesidad en la población de adultos mexicana pasó de 23.5% en el 2000, a 30.2% en 2006.

La FAA del país vecino está cada vez más preocupada: Ha trascendido que debido a que los estadounidenses son cada vez más pesados, es posible que las aerolíneas tengan que revisar las estimaciones de carga que transporta cada avión por el bien de la seguridad.

En aviones de 70 pasajeros o más, las estimaciones basadas en pesos promedios publicados por autoridades de salud serán suficientes. Pero se están dando nuevas consideraciones para aviones de pasajeros más pequeños, donde los pesos de pasajeros y equipaje deben ser más precisos.

Ser pesado u ofrecer esa información si se pide, sería completamente voluntario. Si una persona seleccionada opta por no participar, se le preguntará a otro viajero al azar. No está claro si se pesará a los pasajeros o si se les pedirá que indiquen su peso. La FAA exigiría a las aerolíneas que determinen el “peso promedio estándar de los pasajeros” a través de encuestas realizadas cada 36 meses. La información sobre el peso de las personas no se hará pública.

Actualmente, se estima en EEUU que el pasajero masculino promedio con un equipaje de mano pesa 95kg en ropa de invierno llevando una maleta. Según se informa, eso se está revisando para reflejar que el hombre promedio ahora carga alrededor de 7.5 kilos adicionales, mientras que la pasajera promedio en las mismas condiciones pesa 75 kilos. Eso cambiaría para reflejar que las mujeres pasajeras en promedio cargan un total de 92.5 kilos en un avión. La FAA reconoce que el peso del pasajero promedio puede variar de una ruta a otra.

Estas medidas se requieren para determinar el equilibrio y la quema de combustible de un avión. El pesar a los pasajeros antes de abordar podría aplicarse primero en el 15 por ciento de las personas que viajan en una aerolínea por día. Esta revisión podría requerirse cada 36 meses para actualizar sus parámetros. Esta medida deberá ser voluntaria y los viajeros podrían rechazar ser pesados antes de abordar un avión. Si la persona se niega, la empresa no deberá estimar el peso que tiene. Además, tendrá que seleccionar a otro pasajero de forma aleatoria. La información tendrá que ser confidencial y será necesario que el pesaje se lleve a cabo sin que otros pasajeros lo observen.

¿Harán descuento las aerolíneas de bajo costo a los flacos? Habrá que ver las ocurrencias promocionales por venir.


Turistampa S.A. de C.V.
Todos los derechos reservados ® 2021 Info@turistampa.com