Advertisement
×

Aviso

There is no category chosen or category doesn't contain any items

Pocas veces tiene uno la oportunidad de conversar con uno de los Grandes de la Hotelería en México, reciente­mente, sin embargo, TURISTAMPA tuvo ocasión de hacerlo con Rafael Millán y esto fue lo que nos dijo:

16 1

“Mi formación básica fue lasallista, y egresé después de la Facultad de Contaduría y Administración, de la Universidad Nacional Autónoma de México, como Contador Público, certificán­dome el Instituto Mexicano de Contadores Públicos. Ingresé al despacho “Arthur Andersen & Co.” que en México se llamaba “Ruiz Urquiza y Compañía”, en el área de auditoría e impuestos, en donde me fui especializando durante 4 años en auditorias de hoteles y casinos. Así, me tocaron la apertura del “Princess” y auditar, entre otros, en “Marriott”, “Holiday Inn”, “Villa Vera”, “Maralisa” y “Sands”. Luego fui nombrado Director de Auditoría Interna de “Posadas de México” en Latinoamérica, en los tiempos de Gastón Azcárraga grande, que se estaba expandiendo en Santo Domingo, Puerto Rico, y Panamá entre otros sitios.”

16 216 3

 “Mi primera gerencia la obtuve en 1980, en Mazatlán, con lo que también entré en el Club “Skal”, lo cual fue una buena oportunidad de servir y de conocer muchos lugares y a muchas celebridades. Fui Gerente General en varias propiedades de lugares como Hermosillo, Acapulco, Puerto Vallarta, Villahermosa y la antes dicha Mazatlán. La hotelería es muy relevante porque hay que recordar que el cliente tiene expectativas. Una familia, por ejemplo, ahorra dinero y nos hacen el favor de escogernos para cumplir sus ilusiones: Nacemos para servir y en hotelería hay que entender que los clientes nos hacen el favor de venir con nosotros por sus ilusiones y expectativas, de ahí que es muy importante cumplir.”

“En hotelería también es importante conectar con el corazón de la gente que sirve: Hay que saludarlos a todos, hay que conocerlos a todos, pues quienes están en contacto y quienes conocen al cliente son precisamente las camaristas, los meseros, es decir, insisto, los que están en contacto con el cliente. Hay que caminar por el establecimiento como en un monasterio, para ver todo lo que tiene y ocurre en el hotel y ver todos los detalles: Como monjes en un monasterio recorrerlo para ver sus necesidades y las de los empleados. Agradezco el haber tenido la experiencia de estar en hotelería, que es una actividad eminentemente de servicio, gracias a la cual tengo muchos amigos, y en donde es mejor el líder que el jefe, pues no se trata de que la gente haga algo obligada, sino que lo realice por el gusto de servir.”

“A partir del año 2000 fui nombrado por Don Antonio Cossío, Director General y CEO de Grupo Hotelero Brisas, parte del cual antes fue “Westin”. Me tocó comprar el “Club Med” de Huatulco y “Las Hadas” de Manzanillo, así como participar en las remodelaciones de los hoteles y en la puesta a punto de “Nizuc” el espléndido establecimiento de Cancún. Los últimos veintitantos años estuve ligado a las empresas hoteleras de la familia Cossío, con la que estoy muy agradecido, pues me dieron oportunidad de colaborar y aprender, hasta mi jubilación hace tres años.” Rafael desde entonces es Asesor a la Presidencia del Grupo Hotelero Brisas, además de serlo también de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, A.C.

Es de notar que, en todo lo que emprende, Rafael muestra un gran compromiso; Explica: “Desde los 7 años soy scout y ahí nos enseñan valores, algo que por desgracia se está perdiendo: Valores como el honor, la dignidad, la puntualidad, el respeto, la lealtad. El scout cifra su honor, en primera instancia, en ser digno de confianza, y en segunda, en ser leal a sus padres, a su familia, a su Patria y a dios. Soy el Comisario de Vigilancia scout de México, siguiendo la filosofía scout señalada por el fundador, Baden Powell, buscando un mundo mejor, ayudando en forma voluntaria para que los niños y jóvenes vean cosas positivas y no malas. También soy miembro vitalicio del Colegio de Contadores Públicos y también he sido miembro de “Chaine de Rotisseurs”, de AMAIT-ABASTUR” y desde luego de “Skal Internacional”. La sonrisa llena de felicidad mi vida en todos estos espacios en los que he tenido la suerte de desenvolverme.”

17 1

A pregunta expresa sobre la evolución que el percibe de la hotelería desde los primeros tiempos en que a él le tocó servir, manifestó: “La hoteleria sigue varias tendencias: La evolución era muy glamorosa al principio, por ejemplo Don Atenor Patiño, el célebre magnate boliviano conocido como   “El Rey del Estaño”,  tenía a su hija llamada María Isabel, y por eso se llama así este emblemático hotel ubicado frente al “Ángel de la Independencia” de la Ciudad de México; Originalmente su casa de fiestas era “Las Hadas” en Manzanillo, esto da idea de que todo era glamoroso, con los clientes bebiendo “chablises” y con servicio a todo lujo.   El mundo va cambiando: Los cruceros, los “all-inclusive” han venido a mostrar otras formas; Eso es un cambio, ahora hay “all inclusive” con restaurantes de especialidades en lugares bellísimos; Cada vez en invierno hay más “charters”, y se están desarrollando hoteles comerciales, hoteles de ciudad, hoteles de playa y cada quien se va especializando: La constante es el cambio, para adaptarse necesariamente. Hay nichos de mercados para todos, pero cada quien selecciona el que puede servir mejor.”

A instancias de TURISTAMPA, Rafael recordó muchas anécdotas: “En los hoteles pasa de todo, es la vida y la muerte, somos parte de eso y debemos afrontarlo, debemos estar preparados para lo que surja. Además, el hotel tiene su propio lenguaje, su propio léxico.” Con mucho humor relata: “En mi experiencia como contador y financiero convertido en hotelero, de pronto en mi primera gerencia me preguntaron en una junta: ¿Qué hacemos con los “No Show” y les dije: Pues hay que cobrárselos al artista”, “¿y con los colgados?”, “pues hay que avisarle a la policía”.

 “Lo anterior ilustra que nunca se termina de aprender. Por ejemplo, en el estado financiero vemos la situación del hotel, pero hay que complementarlo con lo que se ve en el día a día. A las nuevas generaciones les diría que no hay que olvidar que la experiencia es donde se aprende, la práctica es conocer el hotel desde las entrañas, gota a gota, con paciencia, pasión y espíritu humano de servicio.”

17 2
Específicamente sobre el “Club Skal” Rafael explicó: “Es un Club de amigos con orígenes en 1932, en que se empezaron a realizar encuentros casuales, donde los hoteleros se contaban experiencias con socios comerciales como navieras, líneas aéreas, agentes de viajes y demás personeros del turismo, con lo que se empezó a trabajar el turismo a través de la amistad. “Skal” en sueco quiere decir “Salud” y esto implica hacer reuniones relajadas para hacer negocios entre amigos: La comida del “Club Skal” es entonces un ambiente más relajado donde se hacen mejores negocios. Actualmente hay en México 22 clubs. A mí me ha tocado abrir trece en México y Latinoamérica. Los clubs se reúnen mensualmente, y el Comité Nacional cada tres meses, donde se reúnen los presidentes de cada club local. Así mismo hay un Congreso de Área cada año y un Congreso Mundial. Yo fui 5 años vicepresidente en el Comité Ejecutivo Mundial. Lo valioso del “Club Skal” es que los miembros nos podemos comunicar con los “Skal” de todo el mundo. Somos parte de la Organización Mundial del Turismo, en calidad de Miembro Asociado; Así, por ejemplo, a mí me tocó representar a “Skal” en la Asamblea General de la OMT realizada en Medellín Colombia en 2015. Los “Club Skal” también realizan labor social. El “Club Skal Huatulco, por ejemplo, fue distinguido como “Club Skal del Año”, en razón de sus actividades altruistas después de los sismos del 2017. Además, se hacen trabajos para dotación y preservación de áreas verdes, enfatizar la realización de turismo sustentable y actividades varias como limpieza de playa entre otras.”
Rafael Juan Millán Pérez, que es su nombre completo, es sin duda uno de los Grandes de la Hotelería Mexicana, y no solo lo decimos nosotros al conocer más de cerca su trayectoria: “Carlos Fuentes me nombró “Príncipe de la Hospitalidad”. Fue cliente frecuente de su devoto amigo, extraño mucho los desayunos con él”. Rafael también fue distinguido en 2002 como uno de “Los Mejores Hoteleros del México”, por parte de la AMAIT, y sigue incansable (Su premisa es: “Hechos No Palabras”). “Sigamos luchando por un turismo mejor en México, somos los mejores anfitriones del mundo.”
Por Daniel Olivares


Turistampa S.A. de C.V.
Todos los derechos reservados ® 2015 Info@turistampa.com