Imprimir
CategorĂ­a: Editorial

Consejo de Diplomacia Turística: Ni están todos los que son ni son todos los que están

Hace unos días fue la presentación del llamado "Consejo de Diplomacia Turística." Al Consejo de Promoción Turística de México no se le podía reemplazar con un organismo con cualquier nombre común y corriente, así que el nuevo organismo tiene un nombre muy rimbombante, y si la experiencia que ha tenido el país con organismos con nombres rimbombantes nos sirve como referencia, entonces el nuevo organismo es para preocuparse.

Durante el anuncio del consejo se dijo que este cuenta con 28 miembros. Al revisar la lista de los mismos se puede ver que incluye empresas y personas de capacidad comprobada, pero hay otros cuya presencia es preocupante, ya que ha sido notorio que en los últimos años ha habido asociaciones, que ahora forman parte del consejo, que han servido de trampolín para sus líderes buscar otros fines políticos y beneficios económicos... habrá que vigilarlos muy de cerca.

También llama la atención que nada más Viajes Bojórquez, como agencia independiente, forme parte del consejo. ¿Por qué solamente una agencia y no mejor un grupo de operadores de turismo receptivo como Conexstur? ¿Y por qué no incluir otras asociaciones como la Metropolitana y para tener el valioso punto femenino la AFEET, por ejemplo?

Por otro lado, es interesante que en el grupo de cadenas hoteleras presentes no figuren AMResorts y Hoteles City Express, dos cadenas cuyos líderes han mostrado su capacidad no solamente para manejar magistralmente sus hoteles, sino para hablar franca e inteligentemente sobre los desafíos a los que se enfrenta el turismo mexicano. Esperemos que el consejo no haya decidido dejar fuera a las voces críticas y nada más quiera darle cabida a voces complacientes.

Sería bueno que se anuncie si los miembros del consejo serán permanentes o si serán reemplazados después de un período determinado de tiempo, lo cual sería muy sano. Y también sería conveniente que las compañías y asociaciones presenten den a conocer cualquier tipo de incentivo económico que el gobierno les haya dado en el pasado, para evitar conflictos de intereses.

Sería interesante dar a conocer lo más pronto posible el programa de trabajo y la función de cada uno de los miembros, así como la regularidad con que se reunirán y el beneficio real de las acciones que tomen. En fin, démosle el beneficio de la duda al Consejo de Diplomacia Turística, pero esperamos ver estrategias y resultados reales muy pronto, ya que nombres rimbombantes no atraen turistas por si solos.