Advertisement
×

Aviso

There is no category chosen or category doesn't contain any items

LaZona Arqueológica Bocana del Río Copalita, en Huatulco, abrió sus puertas, conjuntamente con su Museo de Sitio. Este lugar prehispánico, cuyos orígenes datan de hace 2500 años, representó la frontera de los señoríos mixteco y zapoteco.
Ubicado a diez kilómetros de la bahía de Huatulco, Copalita ha sido investigado desde hace más de una década por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

El área abierta al público corresponde al conjunto donde residió la clase gobernante durante los primeros seis siglos de nuestra era, y está compuesta por el Templo Mayor o Estructura IV, la Estructura II o Templo de la Serpiente, la Terraza 1 y el Juego de pelota, este último presenta piedras grabadas en bajorrelieve.
La puesta en valor de estos antiguos espacios deriva de 11 años de investigación y trabajos de conservación, cuya inversión asciende a 9.5 millones de pesos, aportados por el INAH y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur). Bocana del Río Copalita es la cuarta zona arqueológica que se abre al público durante el sexenio del presidente Felipe Calderón.
Raúl Matadamas Díaz, director del Proyecto Arqueológico Bocana del Río Copalita, informó no se ha determinado con precisión la filiación étnica de los antiguos pobladores de Copalita, porque como en toda región hay evidencias de varios grupos que transitaron por el lugar. Pero la mayoría de los materiales arqueológicos apuntan a que fue un área en la que convivieron zoques y zapotecos, probablemente bajo un gobierno corporativo.
“Se estima que el auge se dio en los primeros siglos de nuestra era, y decayó aproximadamente en el año 650, cuando fue abandonado el lugar. Posteriormente fue reocupado en el año 1000, y hacia 1100 quedó bajo sujeción del señorío mixteco de Tututepec, al que le tributaba”, detalló el arqueólogo del INAH.

Culturalmente —destacó Matadamas Díaz—, Copalita representó la frontera entre los señoríos mixteco y zapoteco, donde el río delimitaba cada demarcación. Así mismo, fue un sitio que controló la navegación costera, y es el único registrado hasta el momento que cuenta con un indicador de navegación, consistente en una estela de piedra ubicada en la parte alta de un acantilado, que servía para orientar los cayucos cuando estaban en mar abierto.
Así mismo, fue un lugar estratégico al estar asentado en la margen del río y la cercanía con el mar, “lo que les permitió aprovechar los recursos tanto del agua dulce como de la salada, siendo su principal actividad la pesca y la recolección de productos para consumo e intercambio con otros pueblos”.
En este sentido, el arqueólogo indicó que Bocana del Río Copalita sostuvo contacto comercial con los pueblos mayas del sureste, con zoques de lo que hoy es Chiapas, y con grupos del centro de México, particularmente con los teotihuacanos, además de haber sido un asentamiento contemporáneo de Monte Albán.
Se ha establecido que hacia el periodo de 200 - 600 d.C., Copalita ya celebraba intercambios con Teotihuacan, en razón de la presencia de obsidiana gris. “Además, la Zona Arqueológica de Bocana tiene un estilo arquitectónico similar al teotihuacano”, comentó  Matadamas Díaz.

Copalita, deriva del vocablo náhuatl Copalitlan, que significa “Lugar de copal”, nombre que le asignaron los mexicas cuando llegaron al lugar. “Entre 1436 y 1464 Moctezuma I conquistó el pueblo de Huatulco, como lo relevan las fuentes históricas”.
El sitio arqueológico de Bocana del Río Copalita consta de 35 hectáreas, donde expertos del INAH han trabajado a lo largo de más de diez años en la exploración y restauración de las antiguas edificaciones que ahora el público podrá conocer, como la Estructura II o Templo de la Serpiente, denominado así porque durante su excavación se hallaron dos fragmentos de esculturas de piedra pulida con la forma de la cabeza de este reptil. Se estima que esta edificación ya estaba en uso en el año 200 d.C.
El Juego de pelota tiene 45 metros de longitud por 23 de ancho, y presenta semejanzas con la cancha de Monte Albán. Su arquitectura y materiales cerámicos asociados permiten suponer que data del año 200 d.C. y estuvo en uso hasta el año 400.
“En esta cancha se encontraron piedras grabadas en bajorrelieves con representaciones de jugadores que portan la indumentaria para el ritual, como protectores en brazos y caretas, además de sostener pelotas entre las manos”, detalló el arqueólogo.
La Estructura IV o Templo Mayor es una de las edificaciones más importantes por su altura de 15 metros, de la cual sólo se ha excavado su base, de 60 metros de largo por 50 m. de ancho y un espesor de 2.5 m. Esta construcción piramidal fue hecha sobre una loma natural a la que le hicieron modificaciones, y que fueron cubiertas con piedra bola de río. Aún no se ha precisado su temporalidad, pero se calcula que corresponde a la misma del Juego de pelota.
La Terraza 1 se compone de una plataforma con su rampa de escalinata, que probablemente fue la base de un templo que estaba dispuesto en el centro de un conjunto de terrazas habitacionales. Este elemento arquitectónico se ha ubicado cronológicamente hacia el año 500 a.C., es decir, corresponde a la parte más antigua de la ciudad.
En el Museo de Sitio, donde se exhibirá parte de los objetos hallados durante las excavaciones. El lugar también fue dotado de señalización, área de servicios y estacionamiento.
La Zona Arqueológica Bocana del Río Copalita se ubica en el municipio de Santa Cruz Huatulco, a 10 kilómetros sobre la Carretera Escénica, hasta llegar a la comunidad de Bocana del Río Copalita.


Turistampa S.A. de C.V.
Todos los derechos reservados ® 2015 Info@turistampa.com